x 
cesta vacía

    

marq

CASA DEL RICO (España)

casa-del-rico

La Casa del Rico está en la Cañada de Albatana, término municipal de Jumilla (Murcia).

 

La “Casa del Rico” existe mucho antes de que tengamos referencia de ella. Es en 1845 cuando D. Pascual Madoz (Logroño) en su “Diccionario Geográfico de España y sus posesiones en Ultramar” señala en la voz Jumilla: “Producción: vino como unas 15.000 arrobas anuales de excelente calidad y de un aroma muy superior, especialmente el que se coje en el part. de la Cueva Negra y Casa del Rico.”

 

La familia adquiere la finca en el año 1875. Puesta en explotación por D. Federico Tío Tío, no sería hasta entrados los años 60 cuando D. José María Tomás y Soriano en compañía de su mujer Dña. Maria-Juana Tío Spuche le darían el giro determinante y la dedicación que tanto y bien han sabido transmitir.

 

En el momento presente nos encontramos ante la 5ª generación de la familia y desde entonces se cultivan sus tierras, que si bien empezaron por terrenos de viñedo y cereales, han pasado por frutales, almendros, hortícolas, y desde siempre olivar. Jamás abandonado el viñedo, es aquí y ahora que la dedicación de la familia ha querido avanzar y cerrar el proceso completo de la viña hasta el vino.

 

Serían imposibles todos estos avatares y modificaciones si efectivamente no fuese por la bondad de sus terrenos y sol excepcional que ha permitido mantener los cultivos y explotación, como ya nos dedicaron en un artículo de prensa especializada en tecnología agronómica, cuyo titular fue “Casa del Rico, un Oasis en el desierto” por D. José Jiménez Roset (Riegos y Drenajes XXI, num. 4 de Oct. 1985).

 

Salimos al mundo, como nos gusta decir, en el año 2006 coincidiendo exactamente con el nonagésimo año de la más ferviente y dispuesta mater in persona, que durante años proponía la implantación de la bodega, tanto desde el punto de vista de predilección por los caldos, como visionaria de un mantener vivo y latente una producción que permita su crianza y serena guarda. Se forjó un nombre como “Casa del Rico” en apariencia petulante, pero que derriba claramente connotaciones clasistas y donde Casa es acogida y Rico es de alma, alegría de espíritu, entrega generosa, desprendimiento continuado para un conocimiento que sabemos se le reconocerá, que estamos dispuestos y deseamos se vaya ampliando con todos nuestros amigos, más los que de voluntad colaboran y comparten con nosotros las tareas, la compañía, los tempos.

 

Es por tanto que la divisa de la familia no podía ser más que una azada: tesón, constancia, trabajo, entrega, dedicación, esfuerzo, tierra.

 

Si conseguimos, mínimamente, hacer entender nuestro propósito, nuestro fin y objetivo, quedaríamos satisfechos.

 

Vamos por ese vino de calidad, pues "es tiempo de beber".

 

Acceso tienda online BrújulaSur