KAOKA (Francia)

No hay imagen establecida

Kaoka es líder en el mercado francés, estando presente en la mayoría de tiendas biológicas y delicatessen francesas. Su secreto radica en la selección en origen de uno de los mejores cacaos del mundo: cacao fino de aroma de Ecuador de las selvas ecuatorianas. Esta variedad de cacao, originaria de la zona de Ecuador y Colombia, apenas supone el 6% de la producción mundial y está considerado por el ICCO (La Organización Internacional de Cacao) como una de las mejores variedades del mundo. Se caracteriza por su aroma suave y su dulzor, muy lejos de la astringencia y acidez de los cacaos de África, que son la gran mayoría en el mercado. Además de un cacao de comercio justo y biológico, al elegir un chocolate Kaoka se disfruta de un cacao de gran calidad.

Pese a que esta variedad da un cacao de calidad excepcional, las multinacionales arrasan estos cultivos y prefieren sustituirlo por plantas de cacao clónicas o de variedad forastera, pues dan una producción mucho más alta y son más resistentes a las plagas.

Para evitarlo, la Fundación Kaoka trabaja codo con codo con las cooperativas de comercio justo de cacao, promoviendo el mantenimiento de sus plantaciones originales y ayudándoles a controlar las plagas siguiendo parámetros de la agricultura ecológica. Se capacita a las cooperativas de comercio justo, se pre-financia la cosecha y se garantiza un precio de compra justo.

Además, no sólo se trabaja en el cultivo del cacao de comercio justo. La Fundación Kaoka construye centros de acopio de cacao, secaderos y fermentadores de cacao y dispone de personal cualificado para controlar de forma muy precisa la calidad del cacao de comercio justo durante la fermentación.

Una vez que los sacos de cacao están preparados para su uso, se envían en container para Francia, donde se elaboran los Kaoka.

El resto de productos son “locales”. Por ejemplo, las avellanas,  las almendras y las naranjas se compran en cooperativas valencianas. Incorporan azúcar de caña y se elaboran con lecitina de girasol, no se usa soja.

A veces nos preguntáis porque el chocolate se fabrica en Europa y no en Ecuador. La razón principal es logística. Las cooperativas ecuatorianas, gracias al comercio justo, han podido desarrollarse y están en condiciones de elaborar sus propios chocolates. De hecho, fabrican para la venta en Ecuador. El problema radica en el transporte en barco (en avión el precio lo haría prohibitivo) que requiere aproximadamente unos 40 días hasta que llegase a un puerto europeo y lo que es más complicado, un container refrigerado, pues es un producto delicado que requiere unas condiciones ambientales constantes.